sábado, enero 09, 2010

La Palabra del Domingo

El Evangelio señala que “el pueblo estaba en expectación”. Nosotros, después de las fiestas de Navidad, también debemos estarlo.
Al tener que iniciar el tiempo ordinario, ¡qué bien suenan las palabras del profeta que se proclaman este domingo! En una hora en la que parece que lo más auténtico es la denuncia y la crítica inmisericorde, ¡cuánta necesidad tenemos de consuelo, de palabras amables y atractivas, y no por ello aduladoras o falsas! No nos inventamos el texto: “Consolad, consolad a mi pueblo. Hablad al corazón. Di a las ciudades: «Aquí está vuestro Dios»”. Buenafuente de Sistal (Tomado de Ciudad Redonda).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por visitar nuestra página. Puedes firmar tu comentario y debajo, escoger la opción anónimo si no tienes cuenta en google...