jueves, febrero 04, 2010

Evangelio del Domingo

Ante la fascinante figura de Jesús, que poco a poco va desvelando su identidad a los discípulos con diversos signos, la respuesta adecuada es el seguimiento, mas a su vez, cuando el Señor deja percibir su divinidad, la conciencia de debilidad, de pobreza y hasta de pecado, se apodera del corazón de los llamados. El temor, el miedo, la indignidad llegan a ser argumentos para rehusar la invitación a ir detrás de Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por visitar nuestra página. Puedes firmar tu comentario y debajo, escoger la opción anónimo si no tienes cuenta en google...