ESPIRITUALIDAD

En el siglo XIX, en Francia, el P. Julio Chevalier llegó a comprender que Cristo, a través de su Corazón humano y divino, es la mejor manifestación del amor de Dios a los hombres. Este descubrimiento espiritual fue fundamental para su propia vida y su entrega a la fundación de una Congregación que tomase como tarea manifestar este "secreto".El P. Eugenio Cuskelly, msc, da un nuevo nombre a esta devoción al Sagrado Corazón. Habla de la "Espiritualidad del Corazón" y nos dice: "En nuestros días, aprender a examinar cuidadosamente el Corazón de Cristo puede ser una bendición para todos nosotros".

Una "Espiritualidad del Corazón" es admirablemente adecuada para ayudarnos en nuestras dificultades cotidianas y en los momentos más delicados.

Podemos pensar que cuando entregó su vida por sus amigos, cuando su costado fue traspasado por la lanza, Cristo nos dio su Espíritu. Y que este Espíritu pone amor en nuestros corazones y nos otorga la voluntad de servirle y de servir a nuestros hermanos. Todo esto, y mucho más, va incluido en lo que denominamos una "Espiritualidad del Corazón".

Esta Espiritualidad nos lleva a examinar nuestro corazón desde la misma mirada del Corazón de Jesús, con su comprensión y misericordia. Vistas así nuestras debilidades, no nos desanimamos y nos dejamos trasformar y modelar por el espíritu que brota de la herida del Corazón Traspasado. Es en este amor en el que hemos aprendido a creer (1 Jn, 4,16).

La Espiritualidad del Corazón no es una mera devoción al Sagrado Corazón. Para dejarse transformar por ella es necesaria la contemplación. Contemplar al Traspasado y dejarse mirar por Él. En la Espiritualidad del Corazón el diálogo de la mirada y el silencio contemplativo son muy importantes.
De esta Espiritualidad necesariamente brota una misión de amor y de misericordia. Es nuestra misión MSC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por visitar nuestra página. Puedes firmar tu comentario y debajo, escoger la opción anónimo si no tienes cuenta en google...

Evangelio del Domingo Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará.» Marta respondió: «Sé que resucitará en la resurrección del último día.»
Jesús le dice: «Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?»
Ella le contestó: «Sí, Señor: yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo.»."
Evangelio de Juan, 11
Suspendido el calendario del Monte de Oración para los domingos de Cuaresma y Triduo Pascual   |   Amigo del Hogar, la revista de la familia dominicana  |   La Eucaristía puede ser seguida diariamente por televisión, cable y redes sociales   |   El Monte de Oración, un lugar para cultivar el silencio y la vida interior   |  ¡Amado sea en todas partes el Sagrado Corazón de Jesús!  |   En tiempos de crisis, la fe fortalece e ilumina la vida de la comunidad cristiana